• Homepage
  • >
  • Noticias
  • >
  • El yoga “caliente” puede ser bueno pero también presenta riesgos a considerar

El yoga “caliente” puede ser bueno pero también presenta riesgos a considerar

  • 3 Meses atras
fitness-yoga

En 2005, Brian Tracy conoció por primera vez sobre Bikram yoga, cuando un estudiante de posgrado habló acerca de este ejercicio con el objetivo de estudiar las clases, que duran 90 minutos en una sala calentada a 40 grados centígrados.

Para investigar, Tracy probó una de las sesiones de hot yoga. Más de una década después, el investigador todavía practica Bikram yoga a veces, y no siempre para la ciencia. "Es una de las cosas que hago para hacer ejercicio, y me hace sentir realmente bien", dice Tracy, que estudia fisiología neuromuscular en la Universidad Estatal de Colorado en Fort Collins.

Casey Mace Firebaugh tuvo la reacción opuesta. El investigador de salud pública de la Universidad Central de Washington en Ellensburg ha practicado durante mucho tiempo formas más tradicionales de yoga. Le dio una oportunidad al yoga caliente pero a menudo se mareaba.

"Soy un persona relativamente en forma y activa. Pero el hot yoga me hacía sentir fatal", comenta Mace Firebaugh.

Más de 36 millones de estadounidenses practican yoga, según una encuesta de 2016. Y aunque no hay estadísticas firmes sobre cuántos hacen sus poses en espacios con calefacción, la evidencia anecdótica sugiere que el hot yoga ha crecido en popularidad desde que se introdujo en Estados Unidos en la década de los setenta.

(Archivo)

Las franquicias que ofrecen yoga caliente dicen que sus beneficios pasan por fortalecer el corazón, limpiar las venas, limpiar las impurezas del cuerpo y regular el metabolismo y el sistema inmunológico, y a menudo sugieren que esos beneficios son mayores que si se hiciera mediante el yoga sin calefacción. Pero la mayoría de los estudios han sido pequeños, cortos o limitados: confiando en las percepciones de las personas o incluyendo solo personas que, para empezar, eran saludables. La mayoría de los estudios carecen de grupos de control, por lo que es difícil detectar o explicar los efectos.

La investigación general sugiere que el yoga caliente probablemente sea seguro para la mayoría de la gente y podría ayudar a mejorar el equilibrio, la fuerza y otras medidas de salud, según señalan los expertos. Pero existen riesgos, particularmente para personas con ciertas condiciones. Y quedan muchas preguntas.

"Soy un amante del yoga, pero mi ser científico escéptico dice: 'Vamos a poner algunos datos sobre esto'", bromea Mace Firebaugh.

El proyecto que Tracy hizo con su estudiante de grado se convirtió en uno de los primeros estudios de yoga caliente. Publicado en 2008, el estudio asignó aleatoriamente a 21 adultos jóvenes sanos a asistir a tres clases de Bikram a la semana durante ocho semanas. En general, la mayoría de los participantes solo estuvieron mínimamente activos antes del estudio, y ninguno tenía un historial de práctica de yoga. Después de dos meses, el grupo de yoga mostró mejoras en la flexibilidad, la fuerza de las piernas y la capacidad de equilibrio en una pierna, con las mayores ganancias en las personas que habían sido más inestables y menos flexibles al principio.

Desde entonces, de acuerdo con una revisión de 2015 realizada por investigadores australianos, algunos estudios de adultos jóvenes sanos han sugerido que el yoga caliente puede ser bueno para el corazón. Esa revisión encontró pruebas de que la rigidez arterial disminuyó en un pequeño grupo de adultos jóvenes y que la resistencia a la insulina disminuyó en un pequeño grupo de participantes mayores que realizaron Bikram yoga. En un estudio de 2011 de 51 adultos, las personas informaron menos estrés después de hacer las clases de Bikram durante ocho semanas.

(iStock)

Las personas a las que les gusta el yoga caliente dicen que se sienten mejor después de hacerlo, aunque los beneficios que reportan varían entre las personas, que tienen diferentes motivaciones para tomar las clases. Entre las 7,000 personas que Mace Firebaugh ha encuestado en un estudio en curso, el 48 por ciento dice que el hot yoga mejora su estado de ánimo. El 47 por ciento reporta una mejor flexibilidad, el 34 por ciento siente menos ansiedad y el 33 por ciento informa de una piel más clara. Algunos han informado efectos negativos como náuseas, mareos y deshidratación, pero esos síntomas generalmente son leves.

La encuesta encontró otro resultado intrigante: el 43 por ciento de los participantes reportaron perder peso como resultado de hacer yoga caliente, pero ese vínculo podría ser una coincidencia. Los estudios aún tienen que conectar el yoga caliente con la pérdida de peso, según la revisión de 2015. Y tan sudorosa como una sesión de yoga caliente, puede que no quemes tantas calorías como la gente piensa.

En un estudio de 2014 de 19 practicantes experimentados de Bikram durante una sola sesión de 90 minutos, Tracy y sus colegas encontraron que los hombres quemaban un promedio de alrededor 460 calorías y las mujeres quemaban alrededor de 330. Es aproximadamente la misma cantidad de calorías que quemarías durante un ejercicio rápido caminando la misma cantidad de tiempo. Y a pesar de que es aproximadamente un 50 por ciento más de lo que la gente quema en una clase de yoga normal, era mucho menos de lo que la gente pensaba que había quemado (las frecuencias cardíacas alcanzaron un máximo de 150 latidos por minuto durante las partes más difíciles de la clase, un signo más de la respuesta del cuerpo al calor que la de un aumento en la quema de calorías).

(Archivo)

Incluso cuando la investigación comienza a señalar algunas ventajas potenciales del yoga caliente, no está claro si el calor tiene algo que ver con esos beneficios. Los estudios sobre otros tipos de yoga también han mostrado buenos resultados, incluyendo mejoras en la salud del corazón, el rango de movimiento y el equilibrio.

Los efectos del calor en el cuerpo, mientras tanto, son complicados de analizar. Hacer ejercicio con calor conlleva riesgos, como la insolación y la deshidratación. Pero la evidencia emergente, que incluye un estudio a largo plazo publicado por investigadores finlandeses, sugiere que el uso regular de la sauna puede disminuir la presión arterial y reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Una revisión de 2016 encontró que elevar la temperatura corporal podría aliviar los síntomas de la depresión. Y aplicar calor directamente a los músculos puede aumentar el rango de movimiento.

Si el yoga caliente es peligroso sigue siendo una cuestión polémica. Se han reportado algunos incidentes alarmantes durante y después de las clases de yoga caliente, incluido el caso de 2016 de una mujer de 35 años que sufrió un paro cardíaco repentino durante una sesión. Y un estudio de 2015 informó que las temperaturas centrales de las personas durante las clases de Bikram podrían elevarse por encima de los 40 grados centígrados. Pero esa investigación resultó ser defectuosa, dice Tracy, cuyo estudio de 2014 mostró una temperatura máxima del núcleo de 38.6 grados y la zona de peligro, dice, comienza a partir de los 38.8 grados.

(Archivo)

Tracy recomienda acostarse si te sientes aturdido durante una clase y aconseja hacer varias sesiones para que el cuerpo pueda aclimatarse.

"Mi gran consejo para las personas que quieren probar yoga caliente es tomarlo lentamente. Si no te sientes bien, tómatelo con calma. Si un instructor de yoga comienza a gritarte, recuerda que eres un ser humano. No eres un rehén", realta.

Mace Firebaugh dice que las personas con afecciones preexistentes, como enfermedades cardiovasculares, dolor de espalda, asma y diabetes, deben consultar a un médico antes de comenzar una práctica de yoga caliente. Su propia baja presión sanguínea, sospecha, explica por qué el yoga caliente no le conviene.

El embarazo es otro momento para ser precavido. En su encuesta, descubrió que casi una cuarta parte de las mujeres que habían estado embarazadas continuaron practicando hot yoga durante el período de embarazo. Pero el aumento de las temperaturas en una madre embarazada puede ser peligroso para un feto.

(Shutterstock)

"En general, el yoga caliente es bastante seguro, y los riesgos son mínimos y leves. Si te encanta, hazlo. Si no funciona para ti, probablemente haya otro tipo de yoga que va a estar bien. El yoga caliente podría no ser bueno para todos".

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin
  • linkedin
Previa «
Proxima »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *